¡Misiones Geodésicas y Observación Astronómica!

Pabellón Francia

Pabellón Francia

Durante este recorrido el visitante podrá conocer la teoría de Erastótenes filósofo griego, quien sostuvo que la Tierra era esférica al darse cuenta de que los rayos solares formaban ángulos diferentes el mismo día, lo que ocurre en el solsticio de Verano.

Además, se cuenta las travesías realizadas por la Primera Misión Geodésica Francesa, la cual estuvo encabezada por los franceses Louis Godin, La Charles Marie de la Condamine, Pierre Bouguer, y sus ayudantes Jussieu, Morainville, Hugo, Verguin, Godin des Odonnais y Seniergues. Debido a que el rey de España Felipe V concedió el permiso, nombro a dos jóvenes marinos, Jorge Juan y Antonio de Ulloa para que representaran a España dentro de la Misión.

Llegan a tierras ecuatoriales en 1736. Al valeroso trabajo se les unió el sabio ecuatoriano geógrafo Pedro Vicente Maldonado, brindando colaboración y asistencia en las áreas de su conocimiento a la Misión Geodésica, posteriormente fue autor del primer mapa de la Provincia de Quito.
La medición de 32 triángulos en el callejón interandino duró desde 1736 y 1740, en conclusión el arco del meridiano* tenía 3º 7’ 11”.

La contribución de la Misión de la Condamine al conocimiento de la forma y dimensiones de la Tierra fue notable, sin embargo, los avances de la ciencia determinaron que a mediados del siglo XIX, se replanteará el problema de la precisión con que se había servido como fundamento de Geodesia.

La Asociación Geodésica Internacional, fundada en 1862, venía planteando la necesidad de re-medir los arcos de Laponia y del Ecuador, fue Francia la que nuevamente se comprometió, encargando al Instituto Geográfico de la Armada, el trabajo.

En 1899 se realizó una prospección y se decidió medir un arco mayor que el de la Misión de la Condamine. Esta misión se efectuó en el siglo XX, desde 1902 a 1906 midieron un arco de 5°53’34”, comprendido entre Tulcán al Norte y el Puerto peruano de Paita al Sur. Fue comandada por Georges Perrier y Paúl Rivet.

En el segundo piso se puede apreciar una exhibición fotográfica de Cochasqui un recuerdo de nuestros antepasados.

Cochasquí, es considerado como un espacio de observación astronómica, desde el cual se puede visualizar astros y constelaciones, así como fenómenos astronómicos que influyen en el calendario agrícola, además se ofrece un relato gráfico de la cultura Quitu-Cara; un pueblo guerrero, lleno de conocimiento y tradiciones.